jueves, 15 de marzo de 2012

El futuro, ese gran desconocido...

¿Para qué tanto estudio? Son las cuatro y algo de la mañana, llevo toda la noche despierto, estudiando (¡¡Y lo que me queda!!), sólo me he tomado un descanso para tomarme un café cargado y ardiendo, como a mí me gustan, a eso de las dos y ahora otro para escribir estos. Estoy, digamos en un momento de reflexión sobre algo de lo que todo el mundo habla pero nadie se atreve a prever, el futuro.

Mi preocupación principal es… ¿Qué es el futuro? Según la RAE es lo que está por venir. Entonces ¿Qué significa exactamente que si no estudias no tendrás un futuro? El futuro es algo que está asegurado para todo ser vivo, sea bueno o malo, para el que le queda un segundo de vida, ese segundo es su futuro. Se podría hablar de que no hay futuro si el tiempo fuese algo discreto, pero por definición, no lo es.

Ahora mismo estoy escuchando la canción llamada “naces, creces, te jodes y mueres” que le da una puntada más a algo que Manrique empezó a matizar en España: la vida tras la muerte y el recuerdo.
El caso es que a todos nos espera el mismo destino tarde o temprano (espero que tarde). Del paso de nuestra generación por aquí sólo quedarán unos pocos en el recuerdo, los demás nos desvaneceremos en la espiral de tiempo como un grano de arena más en el desierto de la historia.

Ahora que todo habla del supuesto fin del mundo en el 2012 (No olvidemos que hemos sobrevivido a varios “apocalipsis” en los últimos años) me pregunto qué sucedería si realmente pasa. ¿Sería una especie de “macro-convergencia” como si la vida se tratara de una serie numérica? Puesto que todos los destinos posibles nos habrían llevado a ese punto, independientemente de nuestras elecciones, el libre albedrío es una ilusión ¿No?

Eso es algo que no me gusta. Sin embargo en última instancia, independientemente de nuestras decisiones, vamos a llegar al final, todos al mismo final. Por lo tanto la elección no es algo que importe de verdad ¿No?
Entonces ¿Por qué gasto mi paso fugaz por estos lares pensando sobre esto, cuando podría estar en cualquier otra parte, haciendo cualquier otra cosa más divertida? Pues porque la otra opción es estudiar sin descansar para labrarme un futuro que no está asegurado en absoluto, En fin, la pescadilla que se muerde la cola, supongo
Ya sé que he vuelto con una cara un poco pesimista después de tanto tiempo, para los escasísimos lectores de esto y aún más escasos los que hayan llegado hasta aquí. Pero a estas horas no se puede esperar nada mejor.
Espero que estéis todos bien y que disfrutéis de vuestro futuro.

A propósito de esto, el otro día, yendo en mi habitual paseo por María de Molina, hacia mi universidad, había un hombre diciendo que el fin del mundo se acercaba.

Yo pensé: “hombre, eso es lógico, no va a estar cada vez más lejos ¿No?

En fin, siento este peñazo, pero necesitaba despejarme para seguir dándole. Esto ha sido completamente espontáneo, hace quince minutos ni me había planteado “reabrir” este blog…

En fin, creo que ya se me ha ido bastante la olla por hoy. A cuidarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada